Entrevista a José Miguel Fernández Borrazás

0
289
miguel borrazas entrevista jesus rodriguez halterofilia infowod
Miguel Borrazás junto a su discípulo Jesús Rodríguez en una sesión de entreno
- Colaboradores -

“Los atletas con mejor formación y conocimientos van a ser más inteligentes a la hora de desarrollar sus carreras deportivas”

Durante la Edición del Campus Old School el pasado diciembre, tuvimos la suerte de entrevistar a su fundador, José Miguel Fernández Borrazás, un hombre ligado al deporte de la halterofilia, que ha hecho de nuestro deporte una forma de vida y lo está llevando por bandera por todo el territorio nacional.

Este gallego afincado en Alicante es de sobra conocido por todos en el mundo de crossfit y la halterofilia cuenta con un pasado fascinante. Atleta de alto rendimiento, seleccionador nacional… Miguel nos abre las puertas de su casa, para una entrevista muy especial para mí, una entrevista más personal, para conocer al hombre detrás de la tarima y la barra.

Jesús Rodríguez: Estamos en CrossFit ALC con el maestro de la halterofilia, José Miguel Fernández Borrazás. Y vamos a tener la oportunidad de poder realizar una entrevista algo diferente a las habituales, una entrevista más cercana y personal.

Miguel Borrazás: ¡Sorpréndeme!

J.R.: ¿Cómo conociste la halterofilia?

M.B.: Pues la conocí en el Club del Mar de La Coruña, un club con casi 80 años de historia, del barrio de Montealto, con varias secciones deportivas, casi todas dedicadas al mar, y una de ellas estaba dedicada a la halterofilia. Un día asomado a la puerta, viendo a los levantadores, estaba el que luego fue mi entrenador, me dijeron si quería probar y desde ese día… era septiembre del año 82.

J.R.: ¿Qué te atrajo de ella?

M.B. Pues que podía desarrollar mi locura sin que nadie me juzgara.(risas)

J.R.: Hoy en día la vida es mucho más fácil para los jóvenes, pero cuando vas a la “Blume”, en los 80, una época mucho más difícil, ¿cómo afronta un chaval de 15 o 16 años estar lejos de casa y la familia?

M.B.: La verdad es que siempre lo llevé bastante bien. Y aunque a los gallegos siempre nos tira mucho nuestra tierra, también somos viajeros, exploradores, aventureros. Ves siempre sale “interestelar” (risas). Hacía lo que me gustaba, estudiaba, tenía mis compañeros y no las pase canutas.

J.R.: Centrándonos en el Campus Old School, que es donde estamos realizando esta entrevista, ¿cómo y cuándo conoces a Manu Carballo?

M.B.: Seguro que él no se acuerda, lo conocí en mi época de entrenador en la Blume, sus hermanos Jesús y Javier estaban ya por allí y Manu estaba recién llegado, era el pequeñito del equipo de gimnasia. Manolito, con 13 o 14 años danzando por allí. En el año 2000, deje mi puesto de entrenador, y no volví a verle, hasta que cuando empecé con los talleres, cursos y campus pues se me ocurrió contactar con él para fusionar los talleres de halterofilia con la gimnasia aprovechando que crossfit es un 80% halterofilia y gimnasia. Y hasta hoy.

J.R.: Viendo el enfoque que tienen los talleres y el campus, que están orientados a todos los públicos, ¿cuáles serían los objetivos que propones a los alumnos y entrenadores que vienen al campus o a los talleres?

M.B.: Pues más que campus para buscar RM’s o sacar lo máximo, lo que planteamos Manuel y yo es que sean campus y talleres para aprender y tengan una independencia a la hora de entrenar a otros atletas o a ellos mismos. Siempre decimos que atletas con mejor formación y conocimientos van a ser más inteligentes a la hora de desarrollar sus carreras deportivas.

J.R.: Esta edición del Campus, se va a cerrar con una edición de la Liga Titán, un formato nuevo que has creado, y que algunos tuvimos la suerte de probar en ediciones anteriores, y esta vez le has dado otra vuelta de tuerca añadiendo gimnásticos y strongman. ¿Qué planes tiene Miguel Borrazás para el futuro con esta competición?

M.B. Tras la prueba que hicimos, solo con la parte de halterofilia en la edición de Semana Santa (2018), decidimos añadir a este formato por equipos, la gimnasia y el strongman y combinarlo con la alta intensidad del crossfit. La idea es hacer varias jornadas a lo largo del 2019 en diferentes zonas de España. Queremos que sea una competición para disfrutar, muy rollo be water me friend, sin presión ni malos rollos y con cerveza y arroz alicantino al final.

(Durante el puente de diciembre de 2018, la Liga Titán fue un enorme éxito, sin apenas publicidad congregó a 40 equipos de 3 personas)

J.R.: En el plano más personal, todo el mundo conoce a Miguel Borrazás como un entrenador serio, duro, sin pelos en la lengua, pero que conecta muy bien con el atleta. ¿Cómo te tomas a los que critican tus métodos y formas?

M.B.: Nadie me quita el sueño. Las críticas son buenas, sobre todo si tienen huevos de decírtelo a la cara. Hay que aceptarlas y pensar que de todo se puede aprender algo. El que más aprende en los campus soy yo.

J.R.: Generalmente, consigues muy buenos resultados con tus atletas, la ciencia y la metodología avanzan, ¿cambiarias algo en tu metodología de trabajo?

M.B.: Duermo muy poco, siempre estoy pensando en nuevas formas y metodologías que poner en práctica. El límite, es la sangre (risas), y trato de probar cosas nuevas y otras antiguas, que a veces nos olvidamos que lo tradicional también funciona. Hoy en día, un entrenador debe preparar entrenos lo más individualizados posibles y más si, como yo, estás en una etapa en la que no entrenas a deportistas profesionales, si no a gente que tiene sus trabajos, cargas familiares… es muy complicado, hay que ajustar cargas, que no se lesionen, que tengan resultados… es complicado.

J.R.: Una cosa que me preguntan mucho sobre ti, es si eres igual de cocinillas en casa que en el campus, que todo el mundo conoce ya la famosa barbacoa.

M.B.: El que cocina en mi casa soy yo, como de todo, mi mujer también cocina muy bien. A veces surgen piques y guerritas y le digo “no que tú no sabes” y me da “in the face”. Pero sí cocino desde niño, la repostería no me sale bien, odio hacer repostería, creo que por eso no me sale bien.

J.R.: En el plano personal, hay gente que te ve como una persona seria, con un humor ácido, ¿te defines así, serio y ácido?

M.B.: Sí, y esquizofrénico del humor y el amor (risas).

J.R.: Los que te conocemos un poco más, como por ejemplo los que estamos aquí, Amparo, Víctor, Nacho, sabemos que no eres tan serio, que te gustan las bromas como al que más…

M.B.: Hombre, no voy a estar todo el día jijijiji jajajaja, pero me río hasta de mi mismo. A la halterofilia si no le das ese toque de humor, cansa mucho psicológicamente y hay que saber llevar a la gente.

J.R.: Todos los caminos llevan a Albacete (broma entre nosotros). Has vivido en Madrid, Cataluña, Andalucía, ahora Alicante, ¿echas de menos tu Galicia natal?

M.B.: Sí claro, te mentiría si dijera que no.

J.R.: ¿Te planteas volver en un futuro?

M.B.: Tengo un sueño desde hace mucho, y es que me gustaría jubilarme en un faro, en el faro más recóndito que haya en la Costa da Morte y que estuviera lloviendo todo el puto día, y ponerme triste y melancólico, no sé, entrenarme, porque así cuando me ponga triste, ya estoy entrenado (más risas). 

J.R.: Por último, como pupilo tuyo, ¿voy a llegar a los 300 de total olímpico?”

M.B.: Eso es 35 y 65, este año no, para 2020, tengo paciencia.

J.R.: Muchas gracias por tu tiempo Maestro.

M.B.: Muchas gracias a ti.

- Colaboradores -
Paleobull – botton banner

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.