¿Qué es la osteopatía?

0
467
que-es-osteopatia-osteopata-fisioterapia-infowod
- Colaboradores -

Todos alguna vez de pequeños nos hemos crujido los dedos mientras escribíamos los deberes en clase o le decíamos a nuestros compañeros que escuchasen como sonaban. Ya, de mayores, pasamos al siguiente nivel: rechinarnos el cuello o pedirle a algún amigo que nos diera un abrazo para que nos crujiera la espalda. Nuestra madre siempre nos decía: ¡no hagas eso que es malo! En realidad, ¿qué es lo que hacíamos? El hacer crepitar las articulaciones es por lo que es conocida la osteopatía. Pero, ¿en qué consiste?

Si se busca la definición en el diccionario, descubrimos que es un “método de tratamiento de las enfermedades que se basa en los masajes y la manipulación de las articulaciones; se fundamenta en la teoría de que el cuerpo es capaz de elaborar sus propios remedios contra las enfermedades y acepta el método terapéutico y de diagnóstico de la medicina científica”. Aunque la definición no da muchas pista sobre qué es la osteopatía, vamos a adentrarnos en esta disciplina médica para conocerla mejor.

Historia y creador

andrew-taylor-still-creador-osteopatiaLa osteopatía fue estructurada a finales del siglo XIX, en Estados Unidos, por el doctor Andrew Taylor Still. Still nació el 6 de agosto de 1828 en una casa muy humilde del condado de Lee, en Virginia. Estudió medicina mediante los libros que su padre poseía, y trabajó posteriormente en la consulta médica de éste.

Tras trabajar como médico de campaña y como médico militar en la guerra civil, y ver como morían sus hijos y esposas, sin el poder hacer nada, rechazó todo lo que la medicina por aquel entonces decía. Still estudió profundamente la anatomía y estaba convencido de que la mayoría de las enfermedades podrían ser aliviadas o curadas sin medicinas. La clave era encontrar y corregir las anomalías anatómicas que interferían en los intercambios de sustancias en el torrente sanguíneo y del correcto funcionamiento del sistema nervioso en el cuerpo humano.

Entre los años 1870 y 1874, Still hace sus primeras experiencias osteopáticas y, el 22 de junio de 1874, decide crear una nueva medicina: la osteopatía. Still decide publicar la hipótesis de que todos y cada uno de los sistemas del cuerpo trabajan conjuntamente, están relacionados y, por tanto, el trastorno en un sistema puede afectar el funcionamiento de los otros tejidos. Teniendo en cuenta todos los elementos del cuerpo humano (huesos, músculos, articulaciones, vísceras, glándulas, vasos, nervios…) y su correcta funcionabilidad, muchas de las enfermedades del cuerpo humano tienen origen al verse alteradas estas estructuras y obstruir la circulación de los fluidos (sangre, linfa, líquido cefalorraquídeo); al ser los lugares de intercambios que permiten a las células recibir las sustancias que necesitan para vivir y cumplir con sus funciones. Pongamos un ejemplo: te puede doler el cuello porque tienes una tendinitis en el pie.

Tipos de osteopatía según la estructura

Aunque el cuerpo se contempla como un único bloque, a la hora de abordar las diferentes patologías, existen diferentes tipos de osteopatías según dónde se origina el dolor. Se dividen en tres bloques: osteopatía estructural, osteopatía craneal y osteopatía visceral.

  • Osteopatía estructural:

    Es la parte de la osteopatía que se centra en problemas relacionados con el sistema músculo-esquelético y se basa en una serie de técnicas cuyo objetivo es restablecer la falta de movilidad en las partes de nuestro cuerpo que la presenten, ya que el ser humano está diseñado para el movimiento y la falta de éste es lo que nos va a provocar la disfunción o problema en nuestro organismo.

  • Osteopatía craneal

    Este tipo de osteopatía fue descubierta por el americano Sutherland, el cual descubrió que el movimiento del cráneo era palpable gracias al mecanismo de la respiración. Este mecanismo se manifiesta por una movilidad entre el sacro y en el cráneo, debido a una gran membrana, la duramadre (es la que recubre el cerebro). Este movimiento entre el cráneo y el sacro tiene que ser armónico y equilibrado. Por lo tanto, en el momento que haya cualquier alteración de dicho movimiento, podemos tener alguna alteración en el resto del cuerpo. El tratamiento con este tipo de terapia tendrá como objetivo equilibrar la circulación del líquido cefalorraquídeo gracias a varias técnicas manuales.

  • Osteopatía visceral

    Los órganos se encuentran en el centro del cuerpo, sujetos y protegidos por el aparato locomotor. Por esta razón, en el momento que haya cualquier tipo de disfunción o alteración en estas estructuras, el funcionamiento de las vísceras se verá alterado o a la inversa. Es importante que esta movilidad sea armónica para que no se produzcan disfunciones. Esta es la función que hará la osteopatía visceral, liberar las adherencias existentes entre las vísceras y el resto de estructuras para que la movilidad y el funcionamiento de las vísceras sea la adecuada. Es importante saber que unos de los músculos que permite el movimiento de las vísceras es el diafragma, ya que interviene en la respiración. Es un musculo respiratorio y es el que desplaza los órganos hacia abajo en la cavidad abdominal; por lo cual, si hay alguna anomalía en este movimiento, también se puede dar alguna alteración dentro del funcionamiento de algunas vísceras o en el sistema musculo-esquelético.

La osteopatía es una terapia únicamente manual, no invasiva, opuesta en ese punto a la medicina alopática, pero totalmente complementaria e interactiva con aquella en la búsqueda de la salud del individuo.

¿Qué es el trust?

La técnica por la cual es conocida la osteopatía es el trust y no es solamente hacer crujir las articulaciones. Hay que saber el porqué y el cómo.

Consiste en restablecer la movilidad natural de una articulación con un gesto rápido e indoloro. Es una técnica muy efectiva, pero que requiere un alto grado de experiencia por parte del osteópata, tanto para aislar la porción a tratar como para controlar el grado de amplitud y fuerza a imprimir. Para ejercer esta técnica, se suelen utilizar los brazos y las piernas como palancas y colocar al paciente de una forma determinada según la zona que se vaya a tratar.

El sonido articular que se escucha al realizar la manipulación se produce por el efecto de cavitación (expansión de líquido y gases dentro de la articulación). Los gases que están disueltos en el líquido sinovial, al estar a menor presión, pierden su solubilidad, de manera que forman una burbuja, llega a la superficie y explota produciendo el chasquido o crujido característico que estamos acostumbrados a escuchar. Aunque un signo claro de una correcta manipulación es el chasquido que sucede cuando se ejecuta, pero no necesariamente tiene que sonar siempre, basta con que el profesional repita los tests previos a la manipulación y verifique que la disfunción ha desaparecido, independientemente del sonido articular.

Contraindicaciones de la osteopatía

Dentro de las contraindicaciones de la osteopatía encontramos tres grandes grupos: contraindicaciones relativas, técnicas y absolutas

  • Contraindicaciones relativas: suelen darse en anomalías esqueléticas, no se benefician de manipulaciones en su estado evolutivo (como una cifosis desarrollada en la pubertad a consecuencia por una malformación de las vértebras); pero si es aconsejable realizar movilizaciones prudentes y progresivas.
  • Contraindicaciones técnicas: una vez que el terapeuta determine la manipulación correcta para la zona afectada, sabiendo los beneficios que conllevan en dicha zona, se ejecutará si en alguna dirección de la articulación hay alguna dirección libre e indolora del juego articular en cuestión. Por el contrario, si no existiera alguna dirección libre e indolora, no se podrá manipular al paciente, y por lo tanto, se catalogará esta contraindicación como técnica.
  • Contraindicaciones absolutas: en estos casos no se podrá ejecutar ninguna manipulación.

– Todas las afecciones tumorales, infeccionas o inflamatorias de la columna vertebral.
– Todos los trastornos metabólicos como grandes osteoporosis y osteomalacia.
– La malformación de la charnela cervico-occipital.
– Enfermedades degenerativas que implican el deterioro de estructuras o función tisular, como el cáncer, la osteoartritis, la arteriosclerosis y metástasis ósea.
– La artrosis con acceso inflamatorio constituye también una contraindicación formal.
– Las fracturas y esguinces en la zona a tratar.
– Todos los estados inflamatorios e infecciosos.
– Por último el síndrome de insuficiencia circulatoria vertebrobasilar.

Aunque ya se sabe que la osteopatía no es un técnica invasiva y es una terapia totalmente manual, una mala praxis de las manipulaciones puede traer consecuencias irreversibles en según qué articulaciones. Para evitar cualquier lesión debido a una mala técnica, se debe consultar siempre a un profesional y no dejarse hacer manipulaciones por amigos o por gente no experta.

- Colaboradores -
COMPARTIR
Iván García - Fisioterapeuta deportivo
Fisioterapeuta, profesor de pilates, trx, crossfit level 1, entrenador personal, nutricionista deportivo y estudiante de osteopatía. Especializado en la terapia deportiva y al entrenamiento fucional y personal

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here